Inteligencias Múltiples

3, 2, 1… ¡Acción!

Posted on Actualizado enn

Primero de septiembre. Los docentes volvemos al trabajo tras unas merecidas vacaciones (aunque haya quien no lo crea así). Es la hora del reencuentro con los compañeros, de volver a las aulas… En fin, no voy a repetir aquí una serie de manidos tópicos que todos conocemos. Sin embargo, sí creo que es también un momento crucial: el de decidir qué tipo de docente quiero ser. Seguro que todos nosotros queremos ser buenos maestros, estupendos profesores. De hecho, lo somos ¿A que sí? Pero el trabajo de planificación que llevemos a cabo estos días será en realidad el que marque nuestro devenir, y el de nuestros alumnos, durante el curso que ahora empieza.

Es el momento de tomar algunas decisiones al respecto: ¿Optar por una organización en grupos cooperativos o mejor colocarlos de forma individual, para que charlen menos? ¿Colaborar con otros compañeros para llevar a cabo proyectos interdisciplinares, o mejor centrarme en mi materia, que no es poco? ¿Poner el foco en el aprendizaje del alumno, o en la transmisión de los contenidos necesarios para que, en un futuro, puedan superar las distintas etapas del sistema educativo? ¿Nuevas tecnologías o el libro de siempre, que nunca falla? No perdamos de vista que la respuesta a cada una de estas preguntas lleva aparejada una serie de consecuencias muy diferentes.

Todas estas y otras muchas disyuntivas serán las que conformen el guión de la película que se estrene en nuestras aulas en 10 o 15 días. Podrá ser un filme de trepidante acción, una comedia negra o un drama de pañuelo y tratamiento psicológico. Pero lo importante ES QUE LO DECIDO YO. El contexto en el que me desenvuelvo, mi centro, mis compañeros, los alumnos, el barrio, etc., todo influye, naturalmente. Pero el guionista de mi película soy yo. Y protagonistas… bueno, ya tengo unos pocos esperando empezar el rodaje. La cuestión es: ¿será mi guión lo suficientemente interesante como para seducirles?

An_Education

PD: Por cierto, si no la habéis visto recomiendo la película del póster.

Anuncios

La urgencia del CAMBIO

Posted on Actualizado enn

Aunque nos parezca increíble, se sabe que durante el Neolítico nuestros ancestros ya practicaban la trepanación craneal: realizaban una incisión en el cráneo de un desventurado paciente, hasta que conseguían separar un fragmento de hueso para llegar al interior de la cavidad craneana. Y lo que resulta aún más asombroso: algunos de los pacientes sometidos a una cirugía tan delicada con instrumental muy rudimentario… ¡sobrevivían! Sin embargo, a nadie hoy se le ocurriría pedir que se le operase del mismo modo: sin anestesia, sin unas condiciones higiénicas mínimas y sin los conocimientos técnicos necesarios para resolver cualquier complicación. Traslademos esto mismo al campo de la educación. ¿Quién puede estar a favor de que se siga educando como hace décadas, siglos, en la actual sociedad del conocimiento? Yo no, y voy a dar algunas razones por las que creo en la urgente necesidad de un cambio profundo en la Educación:

  • Los avances en neurología, psicología y sociología, las nuevas tecnologías, las distintas experiencias en metodología y didáctica… están ahí, y sería un desperdicio relegarlas al cajón del olvido.
  • Nuevos problemas exigen nuevas soluciones. La sociedad cambia a un ritmo vertiginoso, y los problemas a los que se enfrenta hoy son muy distintos a los que se encontraban nuestros padres o abuelos. Por tanto, el sistema educativo debería preparar a sus alumnos para enfrentar los nuevos retos, y no para simular situaciones que sólo existen en los libros de texto.
  • Paralelamente, el actual catálogo de profesiones tiene poco que ver con el que existía hace 20 o 30 años, y es posible que tampoco se parezca al de 2030, año en el que los alumnos que hoy se incorporan a la Educación Infantil accederán al mercado de trabajo. Esto significa que estamos preparando a nuestros alumnos para que desempeñen profesiones que, muy posiblemente, no existan dentro de 20 años.
  • Educar no es enseñar, no es llenar simples recipientes (llamados niños) de ingentes cantidades de conocimiento. Es mucho más: es dar herramientas y estrategias, es ofrecer oportunidades, es despertar la curiosidad y animar a usar el ingenio, es acompañar procesos de descubrimiento e investigación. En suma, es lo contrario a lo que se practica en muchas aulas, desgraciadamente.
  • Los procesos que tienen lugar en muchos centros y en muchas aulas SON ABURRIDOS. Sí, desengañémonos, alumnos y profesores se aburren soberanamente en clase.
  • La educación actual intenta homogeneizar contenidos, objetivos y niveles curriculares. Tratamos como iguales a personas completamente diferentes. El descubrimiento de las inteligencias múltiples, llevado a cabo por Howard Gardner y llevado a la práctica en muchas escuelas con gran éxito, nos muestra que cada cual aprende de forma diferente y desarrolla capacidades diferentes. Esto termina de echar por tierra la aspiración de una educación estandarizada, evaluada también de forma estandarizada e igualitaria.
  • El cambio educativo nos llama a la cooperación, al trabajo en equipo, en oposición al individualismo que inunda gran parte del paisaje pedagógico actual. El trabajo compartido enriquece y da mejores frutos, no cabe duda.

¿Más razones? Seguro que tú tienes alguna…